miércoles, 16 de enero de 2013

Fotografía y Psicología: La distancia focal de tu cerebro







Cada cerebro tiene sus preferencias y manías, no hay dos iguales: unos matan y mueren por resolver un sudoku y otros se derriten ante una emoción fuerte; unos bailan un vals y otros la samba; unos ven en macro y otros en gran angular. Viva la diversidad.

Lo habrás notado más de una vez. Imagina una escena urbana cualquiera en una calle de tu ciudad con todo su trasiego cotidiano  y dos foteros con su cámara y su zoom que se disponen a capturarla. Después de unos minutos haciendo fotos intercambian los frutos de su cosecha mostrándoselos en las pantallas LCD de sus cámaras, y sorpresa, se diría que han fotografiado escenas distintas. Uno de ellos ha usado la distancia más corta de su zoom para incluir en sus encuadres el mayor número de personas y objetos posibles. Sus fotos están llenas de toda la vida de esa calle, y solo falta la voz del vendedor  que pregona su mercancía.  En cambio, el otro ha preferido recoger pequeños detalles, como esa fusión entre el sombrero tras el escaparate y el reflejo de la boina del señor que pasa. O esa forma geométrica que dibuja la sombra del anuncio  de neón sobre la pared enladrillada. Cada uno de ellos se sorprende con las fotos del otro: "ese encuadre no se me había ocurrido".

Y es que cada sujeto tiene un estilo diferente de procesar la información que le rodea, un estilo cognitivo que influye en su forma de acercarse a la realidad. En este caso se trata del estilo cognitivo que Herman A. Witkin, profesor de psiquiatría en la Universidad de Nueva York, denominó dependencia e independencia de campo. Mientras que los sujetos dependientes de campo tienden a percibir la realidad como un todo integrado y tienen dificultades para diferenciar una figura del contexto en el que está inmersa, los independientes muestran preferencia por centrarse en los detalles, percibiendo los elementos como partes diferenciadas del campo organizado en que están integrados.

Teniendo en cuenta este concepto, podríamos decir que el fotógrafo que captó las escenas callejeras de una forma global muestra dependencia de campo, mientras que el que atendió a los detalles tiene un estilo independiente. Naturalmente no se trata de dos categorías discretas, sino más bien de una dimensión con dos polos extremos. Todos nos situamos en una determinada posición en el continuo entre ambos polos. Y algunos pueden estar en una posición muy centrada.

Esta forma de atender y procesar la información está relacionada con otros rasgos psicológicos. Así, los sujetos dependientes suelen sintonizar mejor con los componentes sociales del contexto que les rodea, son más sensibles y empáticos a las señales sociales y muestran interés por lo que los demás dicen y hacen. Por tanto, podríamos pensar que su estilo fotográfico estará caracterizado por las preferencias por encuadres amplios, fotografía social, grupos de personas o escenas con mucho contenido visual. En cambio, los sujetos independientes de campo suelen ser considerados como más analíticos e interesados por asuntos abstractos o teóricos, lo que puede hacer que se decanten por la fotografía de detalles, incluso la macrofotografía, las abstracciones geométricas o la fotografía conceptual.

  Si tuviera que situarme en una posición de esa dimensión bipolar creo que me decantaría por la dependencia de campo. Salvo en el caso de que decida hacer un esfuerzo deliberado por fotografiar detalles raramente me fijo en ellos. No me interesan demasiado.

¿Y tú, dónde te sitúas?.