viernes, 4 de noviembre de 2011

La cocina del Alma


Abajo los fogones terrenales, con sus viandas para el cuerpo. Arriba,  el reino de los cielos, con su alimento para el espíritu. Me apunto a la carrillada, no vaya a ser que lo de arriba sea tan sólo un reflejo, una vana ilusión.