domingo, 10 de julio de 2011

Cuando éramos analógicos

El procesado entonces tenía otra liturgia: la oscuridad, los olores, la sorpresa....
Han pasado 30 años y sigo haciéndole fotos a la misma chica. Perseverante que es uno.