martes, 11 de octubre de 2011

Oda a Valparaíso














Valparaíso,
qué disparate 
eres, 
qué loco, 
puerto loco, 
qué cabeza 
con cerros, 
desgreñada


Valparaíso,
marinero,
te olvidas
de las lágrimas, 
vuelves
a colgar tus moradas, 
a pintar puertas 
verdes, 
ventanas 
amarillas, 
todo 
lo transformas en nave, 
eres
la remendada proa 
de un pequeño, 
valeroso 
navío.


 Pablo Neruda