viernes, 14 de diciembre de 2018

LEYENDO UNA IMAGEN DE Robert Frank “U.S. 285, New Mexico



Hoy vamos a comentar una fotografía incluida en “The Americans”, el libro de Robert Frank que marcó un hito en el desarrollo de la fotografía del siglo XX. Se trata de una imagen en blanco y negro que nos muestra una carretera completamente recta que atraviesa el desierto de Nuevo México para perderse en el horizonte.

La elección
Es una fotografía atípica en la obra de Frank ya que se trata de un paisaje y no incluye personajes, al contrario de lo que suele ocurrir en la mayoría de sus fotografías que están cargadas de elementos humanos. Sin embargo, creo que es una obra que encaja muy bien en “The Americans” porque la carretera fue el contexto en el que llevó a cabo su trabajo, recorriendo miles de Kilómetros por las carreteras de Norteamérica. No en vano su libro fue prologado por Jack Kerouac, el autor de “On the Road”, la novela más representativa de la generación Beat.

Enterrando el momento decisivo.
Es una imagen que también representa bien el estilo del fotógrafo suizo, concretamente sus momentos intersticiales. Podría haber tomado la foto unos minutos antes o después y nada habría cambiado en ella. No hay nada en la foto que nos remita al carácter fugaz y de detención del tiempo que representaba la fotografía de Cartier-Bresson y su momento decisivo. En esta imagen el tiempo ya parece que llevaba varios años detenido. Frank eligió como motivo de su foto un segmento de la vida que a priori nadie podía considerar un motivo artístico. Creo que ahí reside la grandeza de su mirada.

La estética de la foto
La imagen que representa muy bien el estilo que Frank adoptó en The Americans. La luz es muy escasa, la imagen está muy empastada con negros intensos y una reducida gama de grises y mucho grano. El encuadre es extraño, con un horizonte situado por encima de la línea de tercios, pero que deja una franja superior que permite escapar a la mirada, y una línea de la carretera situada algo descentrada y con una ligera inclinación. Es una imagen en la que predomina lo expresivo. Algo que representaba una nueva forma de ver que resultaba incómoda para el observador medio de los años 50, más acostumbrado a otras estéticas fotográficas.

Los elementos compositivos
A mi juicio el fotógrafo muestra una clara intencionalidad y un dominio total de los parámetros técnicos de la imagen para conseguir su objetivo. Todo en ella parece estar premeditado, y es que a pesar del caos e improvisación que parece imperar en muchas de las imágenes de The Americans, Robert Frank era un fotógrafo con una técnica muy depurada. Yo destacaría cinco elementos fundamentales en la composición de esta imagen: las líneas, las texturas, el contraste, el punto y el ritmo.
El fuerte contraste entre negros y blancos atrae mucho la atención y da mucha plasticidad a la imagen, creando un objeto bidimensional muy hermoso. Las texturas, contribuyen de forma decisiva a la carga emocional de la imagen, ya que ese manto de asfalto húmedo envuelve al espectador en un sentimiento de suave tristeza, mientras que las líneas de la carretera generan una perspectiva que le incita adentrase en la foto en busca de esa línea luminosa del horizonte. Un horizonte que le ofrece la esperanza de que en la lejanía le aguarda algo que reconforte su alma de viajero cansado. Por último, el punto está representado por ese automóvil perdido en la lejanía y que adquiere mucha importancia en la escena, ya que a pesar de su insignificante tamaño nos remite a la única presencia humana en la imagen. Nada podría representar mejor al carácter del colono americano que ese solitario vehículo que se pierde en un horizonte vacío, lleno de esperanza pero también de misterio. Por último, el ritmo viene marcado por esa línea discontinua que separa las calzadas y que hace que la mirada se adentre a saltos hasta el fondo del desierto.

Como conclusión
En definitiva, una imagen que a pesar de su simplicidad minimalista me resulta tremendamente sugerente, que me remite a una estética cinematográfica de paisajes que hemos visto decenas de veces en el cine americano, y que invita a soñar con el viaje.

Alfredo Oliva

No hay comentarios:

Publicar un comentario